Share

Al Formentera sólo le faltó el gol

Unas 300 personas en el municipal de Sant Francesc Xavier. Mañana soleada y muy calurosa. El público usó sombrillas en la grada para protegerse del sol.

La primera parte fue pobre en juego y ocasiones. Las pocas que hubo las generó el Formentera, con más presencia en ataque pero idéntico resultado, nulo, de cara a puerta que un Alcúdia al que Contreras, meta local, vio de lejos en los primeros 45 minutos. Larra, en un saque de esquina, tuvo la mejor oportunidad de una primera parte de brega y sin mucha profundidad ni acciones que retener en la retina más allá de alguna triangulación local de esas que nacen con chispa y mueren casi de inmediato y lejos del objetivo tanto por falta de precisión como porque el rival también juega, intercepta y corta, sobre todo cuando solo piensa en que no le hagan daño en vez de provocarlo.

Más allá del encuentro en sí, del juego, los nervios, la emoción del momento por el debut en casa del Formentera esta campaña y el retrato de un choque que no pasará a la historia por nada especial, al cuadro de Luis Elcacho se le adivina madera de campeón. Tiene muy buena pinta desde ya mismo a pesar de los numerosos cambios que presenta con respecto a la pasada temporada. Los futbolistas que han llegado da la impresión de que mejoran con creces lo que había y que saben perfectamente de que va el tema. Es prematuro y aventurado hacer una comparación en este sentido y más aun a estas alturas de campeonato, pero lo cierto es que eso es lo que realmente se percibe en los detalles, se masculla en la grada y apuntan los entendidos.

Incordio
Górriz es un incordio para cualquier defensa en la punta de ataque. Aporta muchas cosas al juego del conjunto de la menor de las Pitiüses. El nuevo y joven delantero del Formentera es lucha, fuerza, entrega y solidaridad. No le caen los anillos si tiene que bajar a la medular para echar una mano en tareas de contención y cuando lo hace recupera, centra y antes de que nadie le espere ya está otra vez en zona de remate aguardando a que alguno de los cerebros del conjunto le telegrafíe un pase de gol.

Ayala, otro de los fichajes de este curso, ha conseguido algo que nadie había logrado antes en el Formentera. Ha sentado a Armando, al menos de momento. El recién llegado defensa central del cuadro formenterense ha sido recolocado en este arranque de Liga en la medular, donde aporta presencia en una máquina a la que le falta engrasar el engranaje a fuerza de partidos y que los nuevos se amolden a los automatismos impresos al grupo y el sistema de Luis Elcacho, que ha confeccionado un bloque al que solo le falta ritmo y minutos para alcanzar un punto de confianza que le convierta en un auténtico quebradero de cabeza para sus adversarios.

La zona de atrás del Formentera da una sensación de seguridad y serenidad que no tenía de forma tan aguda con anterioridad. Òscar Tena da temple a la línea defensiva desde el eje de la defensa así como precisión en el envío largo, mientras que Micaló, que ha llegado para ocupar el flancho derecho, es una roca difícil de superar en el lateral, desde donde se proyecta en ataque con asiduidad para irrumpir por sorpresa en la zaga rival y centrar al área en busca del remate de alguno de sus compañeros.

Equipo nuevo, viejos males
Con toda la dinamita que el Formentera puso sobre el campo desde el inicio más la que el entrenador agregó con los cambios realizados en el transcurso del segundo acto no fue suficiente, sin embargo, como para hallar el gol de la victoria, que estuvo tanto en las botas de Winde como en las de Chendo Alarcón, quienes no acertaron a remata a la red jugadas francas para marcar y abrir la lata. La de Winde a centro de Bernal en el 52 se fue fuera lamiendo el palo erecho del meta visitante, mientras que el segundo estrelló el balón en un defensa cuando el portero del Alcúdia, Barceló, estaba batido, a once minutos para el término del tiempo reglamentado.

Dominó el Formentera y tuvo la mejores ocasiones, pero no remató la faena, lo mismo que le ocurrió en muchos partidos de la pasada temporada. Es cierto que, como dijo al término del encuentro el técnico Luis El cacho, muchos futbolistas acaban de llegar y les falta la chispa que solo enciende el rodaje y que se genera a fuerza de competición. Al equipo, no obstante, se le intuye oficio y si no engaña lo visto hasta el momento es probable que los partidos se resuelvan a no mucho tardar de forma plácida en vista del potecial que aglutina la plantilla formenterense, para algunos principal favorito al título de campeón.

Le faltó el gol nada más al Formentera para hacer un partido perfecto y sumar los tres puntos en juego ante un Alcúdia que sigue sin perder en el campo de Sant Francesc Xavier (0-0), donde ha sumado dos victorias y un empate en las tres últimas temporadas. Fue lo único en lo que el equipo que entren a Luis El cacho no estuvo por encima de su rival, un conjunto temeroso y precavido hasta la exageración para obtener un celebrado punto como premio a la prudencia, orden y disciplina defensiva esgrimidas por las que apostó en detrimeto de cualquier atisbo de ambición ofensiva.

Leave a Comment

Website Protected by Spam Master